​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​

Antártica

(南極洲) (Antarctica)

Antártica, también llamada el sexto continente, posee una superficie de 13,5 millones de kilómetros cuadrados, sin contar las islas ni las barreras heladas llamadas inlandsis (vocablo danés que significa hielo del interior de las tierras). Si le agregamos las islas subantárticas suma un millón más. Para hacer una comparación, es casi el doble de Australia, que  mide 7,7 millones de kilómetros cuadrados, y mucho mayor que Europa, que llega a 10,5 millones.

La Antártica
(ampliar imagen)

La Antártica se extiende alrededor del polo Sur, en un radio aproximado de 2.500 kilómetros, siempre en latitudes mayores que los 60º; su superficie alcanza los cincuenta millones de kilómetros cuadrados si se agrega el océano que la circunda, el Antártico, cuyas aguas son más frías y menos saladas que las del resto de los mares.

En la denominada convergencia antártica, situada entre los 50º y los 60º de latitud sur, las masas frías de agua polar desaparecen bajo las más cálidas provenientes del norte, con lo que se establece el límite oceanográfico, así como uno biológico.

Hace unos doscientos millones (200 millones) de años la Antártica formaba parte del supercontinente Gondwana, que dio origen, por sucesivas fragmentaciones, entre otros, a los actuales de Sudamérica , África, Australia y —hace aproximadamente veintiocho millones de años— al continente blanco. Que se hayan encontrado en éste fósiles similares a los hallados en los otros del hemisferio Sur, demuestra esa antigua relación, y también indica que el clima antártico fue diferente del actual. El paisaje que ahora se observa en la Antártica es el resultado del gran cambio climático ocurrido durante las glaciaciones pleistocenas. Desde el plioceno está cubierta de hielo, el cual alcanzó su máxima extensión hace unos cinco millones de años.

La Antártica aparece dividida geográficamente por las Montañas Transantárticas (Antartandes, por su configuración geomorfológica), en Antártica Oriental —más antigua geológicamente— y Antártica Occidental, donde se inserta la totalidad del Territorio Antártico Chileno .

Modelo digital que muestra claramente el contorno del Arco Antillano Austral, como prolongación del encadenamiento y plegamiento de la Cordillera de los Andes
(Ampliar imagen).

La Antártica Occidental incluye un sector continental que, bajo la forma de una península (Península Antártica o Tierra de O'Higgins), avanza hacia la extremidad austral sudamericana, conformando, con las islas Shetland, Orcadas, Sandwich del Sur y otras, el amplio Arco Antillano Austral, que separa geológicamente las aguas del Pacífico y del Atlántico y que es la prolongación de la Cordillera de los Andes; quedando separada de ella  y de Chile (en línea recta) sólo por los casi 990 kilómetros del paso Drake (completamente en aguas del Pacífico). (Ver Antártica Chilena y, además, Tratado Antártico ).

El origen de este sector occidental es volcánico y ha tenido actividad en tiempos recientes. En contraste con la Antártica Oriental, muchos de los lechos de roca se encuentran entre el propio nivel del mar y 1.000 m. por debajo, con depresiones que alcanzan los 3.000 m. Allí donde las elevaciones rocosas superan los 1.000 a 3.000 m. de altura, las cimas de las montañas destacan sobre las superficies del hielo. Entre estas, se incluyen el Macizo Vinson, con la tierra más alta del continente (5.140 m.), y los montes Erebus, Markham y Kirkpatrik (junto al mar de Ross y que sobrepasan los 4.000 metros).

Todo este encadenamiento forma parte del Arco de las Antillas Australes, que —como dijimos— no es más que la prolongación del plegamiento de la Cordillera de los Andes, que se hunde en el mar y reaparece en la Antártica, en la Tierra de O'Higgins, en el Territorio Antártico Chileno que comprende el área enmarcada por los meridianos 53° y 90° de longitud oeste y hasta el Polo, a los 90° de latitud sur.

Modernas técnicas satelitales han permitido apreciar la gruesa capa de hielo, acumulado allí por milenios, que cubre a este vasto continente. La Antártica mantiene en su ámbito el 70 por ciento del agua del planeta, o bien, dicho de otra forma, el 90 por ciento de todo el hielo.

Este grueso y pesado manto de hielo se desplaza lentamente desde el centro de la meseta hacia la periferia. Más allá de la costa, la masa helada forma extensas "barreras" o bien se desprende de los glaciares transformándose en gigantescos témpanos (o icebergs) que flotan a merced de las corrientes marinas y fuertes vientos.

El mar que circunda la Antártica, conocido como Océano Austral, se congela entre marzo y septiembre, aproximadamente. Su plataforma rocosa continental es estrecha —con 30 Km. de promedio— y cuatro veces más profunda que en otros continentes, debido quizás al enorme peso del hielo costero.

En cuanto al aspecto climático, se puede afirmar que la Antártica es el continente más frío, con más vientos y el más seco de la Tierra. La temperatura promedio anual en la gran meseta interior es de –50 grados C (nótese: bajo cero). Cerca de la costa, sin embargo, rara vez se llega en invierno a –40º C. En verano, en cambio, en zonas costeras e islas la temperatura permanece en unos pocos grados bajo cero aunque, recientemente, máximas de 8º C no suelen ser temperaturas excepcionales.

El viento es otro rasgo singular del continente sudpolar. Surge en cualquier momento, con velocidades que sobrepasan los 100 Km. por hora. Temporales de este tipo pueden durar varios días o semanas.

En la gran meseta interior, las precipitaciones son tan esporádicas como en un desierto. Por ello, los escasos lagos y riachuelos permanecen casi siempre cubiertos de hielo. Los lagos subglaciales —como el Vostok— localizados por la tecnología satelital bajo casi cuatro kilómetros de hielo, son característicos de este continente y su contenido constituye aún un misterio que la ciencia se apresta a develar.

Bloque de hielo flotante

En este paisaje de sobrecogedora belleza, frío e inhóspito, no ha existido vida humana autóctona. Este entorno hace comprensible la pobreza biológica de la Antártica, que se reduce a la presencia de algunos líquenes y ciertas asociaciones vegetales muy reducidas y en áreas específicas que poseen actividad volcánica. (Ver Insectos y bacterias en la Antártica ).

La fauna marina, por el contrario, es muy rica y abundante en plancton que sirve de alimento a diversas clases de peces, cetáceos, focas, otarios y elefantes marino, que conviven con una gran variedad de aves marinas y de pingüinos. (Ver Fauna antártica )

Rodeados de estos seres, hoy protegidos en su entorno por la comunidad mundial, un millar de científicos —que en verano bordean los cuatro mil, con personal de apoyo— permanecen durante el año distribuidos en el medio centenar de bases que la ciencia ha diseminando para conocer mejor la que siglos atrás se denominó "Terra Australis Incognita".

El área de interés para los científicos que estudian estas latitudes supone unos treinta millones de kilómetros cuadrados, alrededor de tres veces el tamaño de Europa. El continente más cercano es América del Sur a 990 kilómetros de distancia, hasta el cabo de Hornos perteneciente a Chile. El siguiente es Australia, a 2.400 kilómetros.

El aislamiento de la Antártica de los demás océanos del mundo se manifiesta mediante la Corriente Antártica Circumpolar, que fluye alrededor del continente.

El perímetro es bastante regular en el hemisferio oriental, no así en el occidental, cuyas tierras emergidas no son ni simétricas ni equivalentes en cuanto a extensión a las orientales. Es esencialmente circular, salvo la Tierra de O'Higgins o Península Antártica, la cual forma parte del Territorio Antártico Chileno.

Sin su capa de hielo, se cree que la Antártica configura una vasta tierra baja y llana entre 90º Este y 150º Este (hoy cuencas de Wilkes y Polar) que se distribuiría entre las márgenes de las montañas Gamburtsev (cerca del llamado polo de inaccesibilidad) y Trasantárticas (Antartandes), a una altura de entre 2.000 a 4.000 metros. El relieve en general sería grande, con elevaciones que abarcarían desde los 5.140 metros (monte Vinson) hasta la Cresta Sentinel a más de 2.500 metros bajo el nivel del mar (hoy fosa subglacial de Bentley). Áreas que ahora se llaman "tierras", incluso la Tierra de Ellsworth y Marie Byrd, se encontrarían bajo el mar.

Monte Erebus

La Antártica, con una elevación media estimada entre 2.000 y 2.500 metros sobre el nivel del mar, es el continente más alto del mundo. Asia es el siguiente, con promedios de 914 metros.

Las vastas placas de hielo de la Antártica Oriental, alcanzan alturas de 3.500 metros o más en dos puntos principales: uno a aproximadamente 80º Sur, en el occidente de la Tierra de Wilkes, y el otro en un cinturón alargado hacia el sur aproximadamente en 75º sur, centrado en la Tierra de la Reina Maud. De todas formas, sin su hielo la Antártica probablemente no sobrepasaría los 460 metros aproximadamente.

Muchos volcanes aún están activos en puntos como la tierra occidental de Ellsworth, Tierra de Marie Byrd y zonas de las costas de la Península Antártica y Tierra Victoria. Pero la actividad principal se concentra en las inmediaciones del volcán Scotia. Sólo un volcán, el Gaussberg (90º Este), aparece entero a lo largo de la costa oriental del Antártico.

La montaña Erebus, en la Isla de Ross, largamente inactivo, mostró un aumento de actividad a mediados de 1970, y la caldera de Isla Decepción (frente a la Península Antártica) entró en erupción en 1967-1970, destruyendo las estaciones cercanas de Chile y Gran Bretaña. Los volcanes Scotia y los de la Península Antártica, son similares mineralógicamente a los volcanes del Océano Pacífico, mientras que los demás volcanes antárticos son químicamente similares a los del Este africano.

Fuente Internet:

http://www.inach.cl/

Temas sobre la Antártica

Insectos y bacterias Fauna antártica
Aves antárticas Antártica chilena
Expedición de Gerlache Peces antárticos
flecha_roja Orden cetáceos flecha_roja Orden carnívoros
Tratado Antártico
Conquista del polo Sur

Materias