​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​

Absolutismo en Francia

Como ya vimos, el Absolutismo es un sistema político en que el poder supremo se concentraba en las manos del rey, quien lo ejercía como única autoridad, sin limitaciones en sus facultades. Este sistema alcanzó su apogeo en Europa durante la Época Moderna y especialmente en Francia con Luis XIV, quien fue la figura más representativa.

Fue en Francia donde se desarrolló la Teoría del Derecho Divino , la cual postulaba que el poder del rey emanaba directamente de Dios. Por tal motivo, el gobernante no debía rendir cuentas a nadie, sólo a Dios. La doctrina del absolutismo se resume en el lema un rey, una fe, una ley.

http://www.benitomovieposter.com/catalog/images/movieposter/cardinale-richelieu-il-img-25116.jpg
La fama del cardenal Richelieu lo lleva al cine.

Luis XIV , el rey Sol, encarna el absolutismo francés, y es a la vez el símbolo del absolutismo de los reyes. Durante su gobierno, Francia fue la nación más importante de Europa.

Su labor fue posible gracia a la obra del cardenal Richelieu , ministro de Luis XIII, su antecesor, y del cardenal Mazarino , a quien le correspondió gobernar mientras Luis XIV era menor de edad.

Luis XIV subió al trono a la muerte de Mazarino y gobernó entre 1661 y 1715. Sus ideas políticas se concentran en la siguiente frase atribuida a este monarca: El Estado soy yo.

La política centralizada en su persona fue posible porque tenía buenos colaboradores. En lo económico, Colbert condujo bien al país; en el campo militar, destacó la obra de Louvois , quien logró la expansión de Francia en Europa.

Por otra parte, el rey se atrajo a la nobleza y la llevó a vivir a la corte de Versalles . Servir al rey fue la máxima aspiración de los nobles. Versalles se convirtió en el brillante centro de una deslumbrante corte que rodeaba al rey Sol y era el ejemplo de toda Europa.

En materia religiosa, revocó el Edicto de Nantes dado por Enrique IV a favor de los protestantes. Lo hizo en 1685, aboliendo las libertades que el Edicto concedía a los hugonotes .

Desde el punto de vista de la administración del país se hizo asesorar por ministros, pero éstos eran sólo los colaboradores en lo territorial. Dividió al país en intendencias, administradas por un gobernador, representante del poder central.

http://www.viajejet.com/wp-content/viajes/Interior-Museo-Versalles.jpg
Interior del palacio de Versalles.

Luis XIV y su gobierno

Con el fin de desarrollar un eficaz gobierno, Luis XIV se apoyó de ciertos elementos capaces de cumplir con las tareas de administración. Estos elementos fueron:

Los funcionarios:

Eran nombrados directamente por el rey con el propósito de administrar el Estado de acuerdo a lo que él deseaba. Recibían un sueldo y podían ser cambiados  de sus puestos si perdían la confianza del monarca.

Dentro de los funcionarios más importantes estaba el ministro , el cual tenía contacto directo con el rey.

También existían los Intendentes quienes gobernaban las provincias, recaudaban los impuestos e informaban al monarca de todo lo que acontecía. Del mismo modo, reclutaban a los jóvenes para el ejército y llevaban a cabo los juicios.

En las ciudades más importantes el rey estableció Directores de Policía que velaban por el orden y la seguridad.

http://epicureo.files.wordpress.com/2007/09/300px-villars_a_denain1.jpg
El ejército de Luis XIV, una fuerza respetable.

El Ejército:

Era una de las principales herramientas del poder real. Era pagado, es decir recibía un sueldo, y por primera vez utilizaban uniforme, demostrando la tendencia unificadora del absolutismo.

El ejército francés llego a poseer en 1703 cerca de cuatrocientos mil soldados, transformándose en el cuerpo armado más importante de Europa.

Las Leyes y la Administración de Justicia:

La creación de las leyes y su promulgación, es decir, la puesta en vigencia de una ley, debía ser aprobada por los Estados Generales , los cuales se reunían periódicamente convocados por el rey y en donde participaban los tres estamentos de la sociedad francesa: los nobles, el clero y el pueblo.

Sin embargo, en 1614 fue la última vez que se convocó a dichos estados; es ahora el rey el que determina y crea las leyes, declaraba la guerra o firmaba la paz, mantenía el control sobre los gastos y los ingresos del Estado.

En cuanto a la administración de justicia, le quitó a los nobles y al clero tal privilegio, y estableció leyes unitarias en todo el reino para evitar injusticias.

La Iglesia:

Sabemos que la religión oficial del Estado era la católica, sin embargo los papas no tenían mayor influencia en Francia en la designación de los obispos y los arzobispos, quienes eran nombrados por los reyes franceses. De este modo, Luis XIV podía someter las decisiones de la Iglesia a los intereses del Monarca.

http://cdn.timerime.com/cdn-4/upload/resized/134940/1489835/resized_image2_9cc0b8d4372f46f10cdb9bf0f17223fa.jpg
Juan Bautista Colbert, pieza fundamental para el rey.

El Mercantilismo

Uno de los funcionarios importantes de la administración de Luis XIV fuel ministro de finanzas Juan Bautista Colbert , él controlaba la economía, la agricultura, el comercio, las obras públicas y las posesiones coloniales. Colbert pensaba que el poder de una nación dependía de la cantidad de oro y dinero que almacenaba.

La idea de este ministro era producir todo dentro del país, e importar lo menos posible. Así, se buscaba exportar gran cantidad de productos para obtener enormes ingresos.

Se otorgaron créditos y premios a los fabricantes con el fin de incentivar la producción nacional y se impusieron altos derechos de aduana a los productos importados.

El comercio y la industria adquirieron una atención preferente, como principales medios de acumular dinero.

Los países trataron de autoabastecerse, impulsando las manufacturas y las ventas al exterior. Para ello, el Estado protegió las economías. Esto significó proteger los productos elaborados en el interior, frente a los que venían de afuera, los cuales fueron gravados en sus precios por impuestos aduaneros.

Para facilitar el comercio dentro de Francia se construyeron nuevos caminos y canales para el transporte de los productos.

Todo este proceso económico fue denominado Mercantilismo, ya que la base de la economía francesa fue el comercio y la explotación de las materias primas que Francia obtenía de sus colonias en Asia y América, para luego trasladarlas al territorio francés para su transformación en bienes manufacturados (elaborados).

http://www.gulliveria.com/especiales/images/charleroi_2.jpg
Basílica de Saint-Christophe, en Charleroi, punto inicial de la conquista de Flandes por Luis XIV.

Para el traslado de las materias primas hacia Francia, se creó una flota naviera comercial. Los productos elaborados eran géneros finos como la seda y el brocato, cristales, papeles, relojes, perfumes y carruajes.

Colbert, ferviente partidario del mercantilismo, creó grandes manufacturas reales de artículos caros, como porcelanas, tapices, vidrios, tejidos y paños finos. Con sus beneficios pudo costear los gastos de la corte y de las guerras de Francia en tiempos del rey Sol.

Luis XIV  y las obras públicas

Si bien el estilo de administración absolutista de Luis XIV es lo más característico de él, no es menos cierto que la mejor obra de infraestructura la representa el Palacio de Versalles , el cual es la manifestación del gran poder del rey.

En su construcción se emplearon miles de trabajadores, una gran cantidad de arquitectos, escultores y paisajistas. Contiene espejos que miden cerca de 73 metros de largo, una gran cantidad de jardines y árboles, que reflejaban el gusto del rey por la naturaleza.

El objetivo de construir el Palacio de Versalles era para reunir a la nobleza cortesana alrededor del rey, demostrando a toda Europa la gran majestuosidad y esplendor de Francia.

Las guerras de Luis XIV

En el aspecto internacional, Luis XIV sostuvo guerras tratando de establecer lo que él llamaba las fronteras naturales de Francia. Su intención era hacer de su país la nación más importante del continente europeo.

http://quhist.com/wp-content/uploads/2012/01/felipe-v.jpg
Felipe de Anjou, rey en España como Felipe V, el primer Borbón.

La primera guerra se inició después de la muerte de Felipe IV de España. Luis XIV reclamó a España la “devolución” de varios territorios. La guerra estalló en 1667 y el  siguiente se firmó la Paz de Aquisgrán, por la que España perdía varias plazas en Flandes, pero conservaba el Franco Condado.

En 1672 y 1678 se produjo una guerra con Holanda la que se hizo finalmente europea. Diez años más tarde se inició una nueva guerra que se prolongó entre los años 1688 y 1697 y que también fue una lucha entre Francia y Europa.

La última guerra de Luis XIV fue la sucesión española. Muerto sin sucesión el último rey español de la Casa de Austria, los países de Europa lucharon por la sucesión del trono.

Dos fueron los herederos principales: el archiduque Carlos, hijo del emperador alemán y Felipe de Anjou , nieto de Luis XIV. La rivalidad hizo estallar la guerra.

La guerra terminó con la derrota de Luis XIV aunque su nieto quedó como rey de España, con el título de Felipe V. Los tratados de Utrech (1713) y Rastadt (1714) pusieron fin a la guerra. Significó esto el fin del predominio de Luis XIV en Europa.

Poco tiempo después, en 1715, Luis XIV muere en Versalles.

Volver a: Absolutismo

Fuentes:

“La Formación del Mundo Moderno”; Alberto Tenenti

“La Europa Revolucionaria”; George Rudé

Materias