​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​

Folclore musical chileno

A finales de la década de los cincuenta, en Chile comienzan a surgir personajes formados ya en el folclore musical, muchos de ellos con fuerte influencia de Margot Loyola . Es éste el momento de gestación de un colectivo de creadores que más tarde será de suma importancia en la escena artística chilena.

Fueron también esos años los que vieron formarse y comenzar a trabajar en el campo de la tradición popular chilena a la compositora y cantora Violeta Parra .

Nacida en Chillan, una región eminentemente agrícola y de antiguas tradiciones, Violeta Parra inició su labor como intérprete siguiendo una arraigada tradición familiar; empezó a recorrer el país y a recolectar música. Ella fue la otra gran figura femenina en la cultura chilena.

La música folclórica en Chile siempre ha discurrido por la vía femenina. La tradición indicaba que era la mujer la “cantora”, y todo el canto interpretado con guitarra es dominio suyo. Es por ello que Loyola y Parra representan, en el medio contemporáneo, la continuidad de esta tradición.

Violeta Parra

Ahora bien, Violeta Parra y todos los personajes que la rodearon pasaron a tener una nueva actitud: conscientes de que la música nacional era desconocida para la mayoría de la población urbana, la difundieron, en forma de recitales, en universidades, sindicatos y a través de emisoras de radio (Violeta Parra logró tener un programa propio). Por un lado, se trataba de dar a conocer la música folclórica ya existente. Por otro, se empezaba también a componer en base a las raíces tradicionales. En este orden de cosas, Violeta Parra fue la gran compositora de un movimiento que surgió alrededor de los cincuenta y adoptó el nombre de Nueva canción chilena.

La problemática social

A partir de ahí se acusa una masiva formación de conjuntos representativos de ese movimiento. Como Violeta Parra, las nuevas generaciones añaden, a la luz de una nueva sensibilidad, elementos novedosos, a saber: la problemática social y política del país y toda la técnica musical contemporánea.

En 1962,la Universidad Católica acogió en su seno al Primer Festival de la Nueva Canción Chilena. En este evento, el primer premio lo obtuvo una canción interpretada por un conjunto que se había formado en esa época: Quilapayún .

Ciertamente, esos años supusieron la puesta en marcha de grandes grupos como, además del ya mencionado Quilapayún, el Inti-Illimani o los Jaivas.

La Nueva canción se seguirá nutriendo con los hijos de Violeta Parra, Isabel y Angel Parra y, además, de Patricio Manns, Gitano Rodríguez, Rolando Alarcón y otros.

Todos ellos, unidos a destacados intérpretes y compositores que desde siempre mantuvieron la presencia de la música chilena, contribuyeron a consolidar lo que hoy puede llamarse el cancionero de Chile.

La música popular en Chile sigue su curso y evolución normal gracias a la labor de esos primeros estudiosos y difusores de la riqueza cultural del país que, desde principios del siglo XX, la investigaron en las propias fuentes para aprender y preservar toda la riqueza musical de la cultura chilena.

Índice relacionado

Instrumentos musicales de la zona norte
Instrumentos musicales de la zona central
Instrumentos musicales de la zona sur
Bailes religiosos
Folclor de la Isla de Pascua
Fiesta de La Tirana
Bailes y danzas de la zona norte
Bailes y danzas de la zona central
Bailes y danzas de la zona sur
Folclor de Chiloé
Fiesta de la Candelaria

Materias