​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​

Tebas

El nombre de Tebas se debe a los griegos y dice alusión al santuario de Amón , dios egipcio en Karnak . Sus dioses locales formaban la tríada tebana: Amón, Mut y Jonsu .

Gran templo de Luxor.

El gran desarrollo de la ciudad se produjo con las dinastías IX y X y la subida al trono de los reyes tebanos convirtió a Tebas en la capital egipcia durante siete dinastías hasta el reinado de Akenatón.

El origen de la ciudad se remonta a la época prehistórica, cerca del año 2060 antes de Cristo.

Los reyes de la XII dinastía reubicaron su sede en la ciudad de Lisht, en El-Fayum, pero aún así Tebas continuó siendo una ciudad de notable importancia e incluso durante las invasiones de los hicsos.

El mayor esplendor de la ciudad se produjo durante la XVIII dinastía, cuando fue la capital del país. En la ciudad existían dos zonas claramente diferenciadas: la oriental, la de la vida, y la occidental, la de la muerte.

La fama de la ciudad durante los seis siglos de máximo esplendor era tal, que a ella acudía gente de todas partes en busca de comercio, y llegaban mercancías desde el golfo Pérsico y desde el mar Rojo a través de la ruta de Koptos, de África, siguiendo el curso del rio Nilo y por las rutas del desierto y de los oasis, caravanas provenientes del Sahara.

De ella decía Homero que acumulaba una riqueza tan sólo superada por los granos de arena de sus alrededores. El dios Amón fue elevado a dios nacional y en su honor se edificaron los grandiosos templos que se encontraban en la ciudad.

El esplendor de la ciudad se mantuvo hasta que los ramesidas pertenecientes a la XIX dinastía abandonaron Tebas para establecerse en el Delta.

A pesar de la importante situación estratégica de la ciudad, Ramsés II comenzó a construir fortalezas militares en la región del Delta, más expuesta a invasiones. Fue invadida y saqueada  por los asirios en el año 672 antes de Cristo, perdiendo gran parte de sus edificios y riquezas. Posteriormente, Assurbanipal , en el 665 a.C.,  la saqueó nuevamente  y deportó a sus habitantes.

Este fue prácticamente el final de la ciudad y aunque el gran templo de Amón fue reconstruido por Psamético I de la XXVI dinastía en el siglo I a.C. fue destruida, nuevamente, por los romanos y entonces ya sólo quedaban las ruinas que más tarde los cristianos usarían como material para la construcción de sus iglesias.

Actualmente las ciudades de Luxor y Karnak ocupan la antigua ciudad. La actual Luxor ocupa la zona meridional de la antigua Tebas.

Fuente: “Historia de las Civilizaciones”; Maurice Crouzet.

Materias