​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​

Mitología griega

Los dioses griegos están rodeados de una gran cantidad de hechos que conforman una extensa mitología.

Entre muchos de esos relatos, mencionaremos los siguientes:

El laurel de Dafne

GreciaMitologia001
Escena del rapto de Perséfone.

Apolo, dios de la música, se enamoró de una Ninfa (Diosa menor) llamada Dafne, pero esta huía de él, así es que se inició una persecución que originó que cuando Apolo consiguió tocarla, esta se transformó en un Laurel. Existen versiones que afirman que lo que sucedió fue que la madre de Dafne (Gea, la Madre Tierra) lo que hizo fue llevársela a Creta y dejar en su lugar el laurelero. En definitiva, Apolo se fue decepcionado llevándose unas hojas de laurel de recuerdo.

Las cuatro estaciones (Perséfone)

Deméter, diosa de la naturaleza, tenía una hija llamada Perséfone. Hades, el Dios del Tártaro (Infierno) se enamoró de ella y le pidió a Zeus, su padre, que se la diese en matrimonio.

Zeus evadió el tema para evitarse complicaciones y Hades decidió raptarla. Deméter entristeció y se secaron todos los campos y empezó una dura búsqueda hasta que el dios Helio (Sol), que todo lo ve, le confirmó que Hades la había raptado.

Deméter llamó entonces a Zeus para que obligase a Hades a devolverla, pero Perséfone sólo podía salir del infierno si no había comido ningún alimento y ella ya había comido unas semillas de granada, por lo tanto debería volver cada cierto tiempo al Tártaro.

GreciaMitologia002
Esa mirada fue la que le dejó en el Tártaro a Eurídice.

Deméter tendrá a su lado medio año a Perséfone y otro medio año estará con su esposo Hades. Así, cuando llega del Tártaro Deméter es feliz y todo vuelve a florecer y cuando se va entristece y todo se seca.

Mirada atrás (Pérdida de Eurídice)

Orfeo, el músico más famoso del mundo, era el esposo de Eurídice.

Un día, Eurídice se hallaba con Aristeo quien trató de violarla y ésta huyó pero tropezó con una serpiente que la picó y la mató. Orfeo descendió al Tártaro y con la lira que le había regalado Apolo por su buen cantar ablandó el corazón de Hades que permitió que se llevase a Eurídice al exterior a cambio de que él no mirase atrás hasta que no saliese al sol. Orfeo, feliz, se llevó a su esposa pero un poco antes de salir a la superficie miró atrás y ella volvió para siempre al Tártaro.

Encadenada (Andrómeda)

Casiopea, reina de Etiopía, había presumido de ser ella y su hija Andrómeda más bellas que las Nereidas (Personificación de las olas del mar, eran parte del cortejo de Poseidón, dios del mar).

Poseidón se enfadó por ser tan presuntuosa y obligó a Cefeo y a su esposa Casiopea a que dejasen encadenada a su hija Andrómeda, desnuda y con joyas, a merced de un monstruo marino que la devoraría.

Perseo, cabalgando por el aire con su caballo alado Pegaso, vio a Andrómeda y se enamoró de ella. Bajó a la playa a hablar con Cefeo y Casiopea para pedir su mano si la libraba del monstruo marino.

Greciamitologia007
Pegaso de Perseo.

Los padres aceptaron de mala gana. Perseo luchó con el monstruo marino con Pegaso, lo mató y usó la cabeza de la Medusa (que convertía en piedra a quien la miraba y que había conseguido cortar Perseo anteriormente) para petrificar al animal y convertirlo en coral.

Después desató a Andrómeda y fue feliz a contraer el prometido matrimonio. Pero Casiopea se negó porque ya le había prometido su mano al príncipe Agenor. Perseo luchó contra él y su séquito y después de matar a muchos se vio obligado a usar la cabeza de la Medusa y petrificó a los que quedaban. Andrómeda se casó felizmente con Perseo.

Fuimos inmortales (Sísifo)

Sísifo era el personaje más astuto de toda la Mitología. Reveló un día secretos divinos (Que Zeus había raptado, para violarla, a una hija de un dios fluvial). Zeus se enojó y llamó a Tanatos (la muerte) a que se lo llevase con los muertos. Sísifo no se intimidó y astutamente puso a Tanatos unas esposas con el pretexto de aprender cómo se manejaban y en seguida se apresuró a cerrarlas. Tanatos quedó preso durante varios días en la casa de Sísifo. Durante este tiempo ningún hombre moría porque no podían bajar al mundo de los muertos. Incluso los decapitados o los descuartizados continuaban con vida. Ares (dios de la guerra) no estaba muy conforme con esto, pues su afición era la de matar humanos, así es que fue a casa de Sísifo a romper las esposas que llevaba Tanatos. Durante esos días todos los humanos fuimos inmortales.

El tizón de Meleagro

Poco después de nacer Meleagro, acudieron a su casa las Moiras (representación de la muerte) y vaticinaron a su madre que Meleagro moriría cuando se quemase el tizón que había en la chimenea. La madre, Altea, fue rápida a apagarlo y guardarlo en un cofre. Un año, al ir a ofrecer a los dioses del Olimpo el sacrificio anual, se olvidó de ofrecer también a Ártemis (Diosa de la caza) y esta envió un enorme jabalí que destrozó las cosechas y mató ganados.

Entonces se convocó entre todos los héroes una cacería a la que apareció una mujer, Atalanta, magnífica cazadora. Durante la caza, Meleagro se enamoró de Atalanta. Fue precisamente Atalanta la primera que hirió, levemente, al Jabalí, pero fue matado por otros héroes. Meleagro dio a Atalanta los trofeos (la piel del jabalí y sus fauces) y la decisión sentó mal en el resto de héroes y decidieron arrebatar los trofeos de Atalante en una emboscada.

Meleagro, enfurecido, luchó y mató a algunos de ellos, entre estos unos tíos suyos. Altea, su madre, se enojó tanto que sacó el tizón del cofre y lo echó al fuego. Cuando se consumió, ella recapacitó, pero ya era tarde, su hijo Meleagro había muerto. Altea decidió ahorcarse.

GreciaMitologia004
Heracles (Hércules)  en uno de sus famosos trabajos.

La apoteosis de Heracles ("La gloria de Hera")

El oráculo dijo que Heracles (o Hércules en Roma) solo moriría a manos de un muerto.

Heracles en su segundo trabajo tuvo que matar a la Hidra de Lerna, que tenía un veneno que abrasaba lo que tocaba y mataba a quién lo tenía en contacto con él. El lo puso en sus flechas y así vencía con facilidad a todos sus enemigos, que morían en el preciso instante en que la punta de la flecha entraba en contacto con su sangre.

Un buen día, estando Heracles con su segunda mujer, Deyanira, a punto de cruzar el río Eveno, se encontró con un centauro llamado Neso, que engañó a Heracles diciéndole que él era el barquero autorizado para cruzarlo y que debía llevar a Deyanira a la otra orilla. Heracles se confió y la dejó a su lado, y él decidió cruzarlo a nado mientras Neso raptaba a Deyanira.

Al verlo, Heracles tomó su arco y disparó una flecha envenenada que hirió de muerte a Neso. Neso sabía lo mujeriego que era Heracles y engañó a Deyanira diciéndole que su sangre untada en una camisa lo haría fiel de por vida. Deyanira se apresuró a tomar un poco de la sangredel centauro.

Años después, en una guerra, Heracles consiguió como botín a la princesa Yole y quiso que viviesen Deyanira y ella juntas en casa. Deyanira, harta de sus infidelidades, decidió untar en una camisa nueva la sangre de Neso y enviársela cuando Heracles iba a ofrecerle a Zeus unos toros en acción de gracias por la victoria.

Deyanira descubrió el engaño de Neso y prometió suicidarse si mataba a Heracles. Pero ya era tarde, e veneno de la camisa se extendió por todo el cuerpo de heracles abrasándole la carne y si intentaba quitársela le arrancaba la carne dejando los huesos al aire. Así es que decidió que le quemasen vivo en una pira, para que su parte inmortal subiese al Olimpo con su padre Zeus.

Deyanira se enteró de su muerte y se suicidó. Desde entonces la parte mortal de Heracles está en el Tártaro y la parte inmortal en el Olimpo con los Dioses. Desde entonces Heracles es un dios más.

La manzana de la discordia (o el Juicio de París)

La Nereida Tetis decidió casarse con Peleo, uno de los mortales más nobles. A la boda asistieron todos los dioses salvo Eris (La diosa de la discordia) y esta hizo aparecer en medio del banquete una manzana con la leyenda "Para la más bella", así se la disputaban las tres diosas más bellas: Hera, Atenea y Afrodita.

GreciaMitologia005
Momento del Juicio. Difícil elección la de París.

Zeus ordenó a Hermes que llevase la manzana al mortal más sabio, un pastor troyano llamado París. El no quería juzgarlas, pues las tres eran bellas y debía repartir el premio, pero Zeus le impuso que se la diese solo a una. Así es que comenzó el juicio. París preguntó cuáles eran las reglas, Zeus le dijo que las impusiese él.

Así, pidió que se desnudasen y pasasen una por una.

Hera (Reina de todos los dioses, al estar casada con Zeus), le mostró sus encantos y le prometió ser el señor de toda Asia y ser el hombre más rico del mundo. París no se dejó sobornar.

Atenea (Diosa de la sabiduría y del buen arte de la guerra) fue la segunda, se quitó su yelmo y también mostró sus encantos. Le prometió darle los más sabios conocimientos del arte de la guerra y ser el hombre más sabio y bello de la tierra. París le replicó que era un pastor y no un guerrero.

Afrodita (Diosa del amor) fue la tercera, se quitó todas sus ropas incluido su ceñidor (cinturón mágico que hacía que todos se enamorasen de ella) y fue sensual y tierna hacia él. Le prometió el amor de la mujer más bella sobre la faz de la tierra, Helena, hija de Zeus y esposa del rey Menelao.

París accedió a darle la manzana a Afrodita y ella preparó el encuentro entre París y Helena. Ella se enamoró al instante de París y ambos marcharon a Troya donde se casaron. Pero Atenea y Hera estaban descontentas con el juicio y decidieron frustrar el trato de Afrodita y prepararon una guerra de todos los griegos contra Troya. La única guerra por una mujer.

En busca del vellocino de oro (Los Argonautas)

El reino de Yolco fue usurpado por Pelias y obligó al legítimo heredero, Jasón, a que fuese en busca del ánima de Frixo que había huido con el Vellocino (piel de oveja) de oro (pues era el símbolo del reino de Yolco). Su perdida había hecho caer al reino en una maldición y nunca volvería a prosperar sin el Vellocino. Pelias se aprovecho para matar dos pájaros de un tiro, pues quería deshacerse además de Jasón que, según un oráculo, acabaría con su vida.

Jasón buscó la ayuda de todos los héroes griegos del momento (Heracles, Orfeo, Meleagro, los gemelos Cástor y Pollux, Polifemo, Atalanta... y así hasta unos 50) y se embarcaron en la nave Argo, protegidos por la diosa Atenea, en busca de la Cólquide (en el Mar Negro).

GreciaMitologia006
Jasón y sus argonautas.

Se sucederían una serie de aventuras y de riesgos: Primero fueron agasajados por unas mujeres que habían matado a sus maridos por infidelidad y tenían sed de hombres. De no ser por Heracles se hubieran quedado allí por siempre. Luego fueron atacados por gigantes de seis manos. Más tarde, por un ejercito que los tomó como piratas. Luego Hilas fue secuestrado por unas ninfas. Pollux se enfrentó en un combate de boxeo con el rey Ámico. Posteriormente expulsaron a las harpías del reino de Salmidiesos...

Al final, llegaron a la Cólquide, pero el rey Eetes se negó a dárselos. Atenea recurrió a Afrodita que decidió enamorar a la hija de Eetes (Medea) con Jasón. Así Eetes se vio obligado a ofrecerles una oportunidad, una dura prueba: Domar dos toros que respiraban fuego, y con ellos labrar el terreno más grande del reino y plantar en él dientes de serpiente que generaban temibles guerreros.

Con la astucia de Medea, Jasón lo lograría, pero Eetes se negó a entregar el Vellocino, así que a hurtadillas, Medea acompañó a Jasón al Vellocino, que estaba vigilado por un dragón que Medea conseguiría dormir.

La vuelta no fue más sencilla. El hermanastro de Medea los persiguió por el mar, pero los argonautas conseguirían matarlo. Luego las sirenas intentaron seducirlos, pero Orfeo con su lira acalló sus cantos. Después un temporal arrojó la nave al desierto de África, allí murieron algunos de los héroes por las serpientes hasta que Tritón (el hijo de Poseidón) les indicó el camino de vuelta. Luego en Creta fueron atacados por un monstruo al que Medea mataría con su astucia.

Al final regresaron a Yolco. Durante ese tiempo se había dado por muertos a los Argonautas y Pelias aprovechó para asesinar a los familiares de Jasón. Al llegar los Argonautas, se enteraron de lo sucedido y estaban dispuestos a una guerra, pero Medea volvió a usar su ingenio y se hizo pasar por sacerdotisa de Atenea que venía a rejuvenecer a Pelias y simuló que rejuvenecía una vieja oveja descuartizándola y poniendo otra en su lugar. El viejo Pelias accedió a ser descuartizado. De esta manera el trono sería recuperado. Jasón dejaría el trono en favor de Acasto (compañero del viaje e hijo de Pelias) y volvería a la Cólquide pues Medea era la única heredera del reino.

Del plato a la boca se pierde la sopa

Cuenta la leyenda que Anceo, el timonel del Argo, después de la búsqueda del Vellocino regresó a su tierra, en Tegea. Antes de partir había sembrado unas viñas, pero un adivino le advirtió que jamás bebería de su vino. Su mayordomo le informó cuando llegó que ya se habían cosechado las primeras uvas y tenía vino. Entonces llamó al adivino para que le viese beber de su vino. Este, cuando Anceo tenía su boca en el vaso, le respondió "Del plato a la boca se pierde la sopa". En ese preciso momento un sirviente apareció afirmando que un jabalí estaba destrozando los viñedos. Anceo salió corriendo a matar al jabalí, pero fue el jabalí quien acabaría matándolo. No se debe tentar al destino.

El talón de Aquiles

Cuando Aquiles era niño, Tetis, su madre, lo sumergió en el río Estigia para hacerlo inmortal. Pero no se mojó todo su cuerpo, pues Tetis debía sujetarlo por algún lado, y lo hizo con dos dedos en el talón. De esta manera, el único punto vulnerable de Aquiles era su talón. Años después, durante la guerra de Troya, Apolo se enemistó con él por su arrogancia cuando consiguió matar al guerrero troyano Héctor. De esta manera, en plena batalla, Apolo dirigió el arco de París de tal modo que apuntase a su talón. La flecha daría en su punto débil y acabaría muriendo.

GreciaMitologia008
Edipo frente a la esfinge.

El enigma de Esfinge

Tebas (la griega, no la de Egipto) se encontraba asolada por la Esfinge (mujer con cuerpo de león, cola de serpiente y alas).

La Esfinge proponía un enigma a los tebanos, quienes no sabían responder, y ésta devoraba a uno de ellos cada día. El regente, Creonte, propuso dar como premio la mano de su hermana, la reina Yocasta, a quien supiese resolver el enigma.

Edipo apareció un buen día y escuchó el enigma: "¿Qué ser tenía cuatro, tres y dos patas y cuantas más tenía más débil era?"

Edipo afirmó que era el hombre, pues cuando tiene cuatro es un bebe a gatas, cuando tiene tres es un anciano con bastón, y cuando tiene dos es un hombre adulto. Yocasta resultaría ser su madre, pues fue abandonado al nacer.

La estatua de Laodamia

Antes de partir Yolao a la guerra de Troya, su esposa, Laodamia, hizo una estatua de bronce para recordarlo. Yolao sería la primera victima de la guerra. Cuando Laodamia se enteró, pidió a Zeus que se transformara, aunque fuese por tres horas, la estatua en Yolao. Así, Hermes tomó su alma del Tártaro y la puso en la estatua. Entonces Yolao le pidió a su esposa que se fuese con él al Tártaro para estar no solo tres horas juntos, sino toda la eternidad. Ella se suicidó con un puñal para estar con él.

Nadie y el cíclope

GreciaMitologia009
Polifemo, el cíclope ciego, lanza piedras a Nadie.

De vuelta a Ítaca tras la guerra de Troya, Odiseo (o Ulises) tuvo una serie de aventuras que forman "La Odisea", de entre ellas, la de Polifemo.

Cuenta la leyenda que Odiseo desembarcó con sus soldados en una isla en la que había una multitud de cuevas, dentro había rebaños de ovejas. Odiseo decidió entrar en una cueva y matar unas ovejas para alimentarse. Entonces llegó el dueño de ellas, un gigante que tenía un solo ojo en la frente, era el cíclope Polifemo. Descubrió a los guerreros, se enfadó y mató a dos para cenar. A la mañana siguiente volvió a hacer lo mismo con otros dos guerreros para desayunar.

Odiseo pensó una estratagema, y con una estaca de olivo fabricó una lanza. De vuelta por la noche, Odiseo le ofreció vino y le dijo que se llamaba Nadie. Polifemo se bebió el vino alegremente. Como Polifemo solo bebía leche, el alcohol le hizo más efecto. Polifemo se emborrachó y cayó dormido. Entonces Odiseo tomó la lanza y se la clavó fuertemente en el ojo. Se despertó con un gran dolor, se arrancó la lanza y gritó fuertemente "Estoy ciego y sufro terriblemente... y Nadie ha sido".

Sus hermanos los cíclopes acudieron a ver lo que pasaba y dijeron "Pobre infeliz", porque si decía que nadie se lo había hecho, era seguro que tenía unas fiebres delirantes. Se fueron cada uno a su cueva enfadados. Polifemo cerró la puerta de la cueva para evitar que se escapasen los guerreros. A la mañana siguiente abrió la puerta para que sus ovejas fuesen a pastar, pero iba tocando una por una las ovejas para evitar que huyesen los guerreros. Odiseo ideó un plan, ir debajo de las ovejas. Así pudieron escapar.

El telar de Penélope

Cuenta Homero que durante los veinte años que estuvo Odiseo fuera de su reino de Ítaca durante la guerra de Troya, su esposa Penélope se quedó como regente del reino. Conforme pasaba el tiempo, se corrió la voz por las regiones cercanas y aparecieron ciento doce reyes y príncipes con la intención de casarse con Penélope y reinar en Ítaca.

Penélope fue dándoles evasivas. Pero los pretendientes se quedaron en Ítaca comiendo los cerdos, bebiendo el vino y abusando de las sirvientas de Odiseo. Al final, Penélope convenció a los pretendientes de que elegiría a su esposo cuando terminase un telar para el sudario de su suegro Laertes, para cuando muriese (pues era ya viejo). Por el día lo tejía, pero por la noche los deshacía, de esta manera quería ganar tiempo para que llegase Odiseo. Al cabo de tres años, los pretendientes se dieron cuenta del engaño. Con suerte, Odiseo llegó poco después a Ítaca, y Penélope no se vio obligada a elegir a uno de ellos.

La carrera de las manzanas de oro

GreciaMitologia010
Cibeles y su carro.

Atalanta era una hermosa mujer criada en los bosques de Arcadia, tenía bastante fuerza y tenía una gran capacidad atlética para los deportes. Su padre ofreció dar la mano de Atalanta, pero ella, que no quería casarse con nadie, retó a quien quisiese casarse con ella a una carrera, si el pretendiente ganaba se casaría con ella, pero si no, debería morir. Así, durante un tiempo, Atalanta fue ganando todas las carreras, incluso dando ventajas al pretendiente, y en consecuencia, muchos pretendientes murieron.

Un buen día apareció Hipómenes, que había hablado con la diosa Afrodita, y ésta le dio tres manzanas de oro recogidas del jardín de las Hespérides. El plan era que cuando Atalanta fuese a alcanzarlo, Hipómenes dejase caer una manzana. El día de la carrera, como de costumbre, Atalanta dejó que saliese primero el pretendiente, y un tiempo después salió ella. Al poco, Atalanta ya estaba a su altura. Entonces Hipómenes dejo caer una manzana. Ella sorprendida, se paró a  tomarla  y contemplarla, y volvió a la carrera.

De nuevo, poco después, cuando le alcanzaba Atalanta, Hipómenes volvió a tirar otra. Atalanta se paró de nuevo sorprendida y la tomó. Otra vez se fue acercando al pretendiente y de nuevo dejó caer otra manzana, Atalanta volvió a parar, y así consiguió el tiempo necesario para llegar a la meta antes que ella. Como premio, recibió como esposa a Atalanta. Pero Hipómenes olvidó agradecerle el favor a Afrodita, y ésta se vengó cuando un buen día se encontraban frente a un templo de Cibeles. Les entró un violento deseo de lujuria e hicieron el amor dentro del templo. Cibeles apareció encolerizada, los convirtió en leones, y los puso a tirar de su carro.

Fuentes Internet:

http://www.geocities.com/rauloyveloz/Mitologia/mitologiagriega.htm

Ver, además, El universo griego, en:

http://www.diomedes.com/Creacion.htm

Materias