​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​

Prensa y periodismo

Se define como periodismo al proceso comunicacional que se inicia con alguien que recoge la información (periodistas y reporteros) a partir de ciertos hechos, continúa con una etapa de evaluación de los mismos (a cargo de los editores periodísticos) y culmina con la publicación en los distintos medios de comunicación de masas.

x
Primer paso: recoger la información.

En rigor, la primera publicación conocida que se ajusta a las características periodísticas descritas fue el Acta diurna (Actas públicas o Actas del pueblo), una hoja de noticias que, por orden de Julio César, se colocaba diariamente en el Foro de la antigua ciudad de Roma a partir del siglo I a.C.

Esas Actas públicas o Actas del pueblo se colocaban en una serie de tablones expuestos en los muros del palacio imperial o en el foro, y recogían los últimos y más importantes acontecimientos sucedidos en el Imperio.

El primer periódico impreso a partir de bloques de madera tallados apareció en Pekín en el siglo VII o VIII d.C.

En la Edad Media surgieron los mercaderes de noticias que redactaban los Avisos , también llamados folios a mano . Consistían en cuatro páginas escritas a mano, que no llevaban título ni firma, con la fecha y el nombre de la ciudad donde se redactaban. Se vendían en los puertos y ofrecían informaciones del Mediterráneo oriental (donde se desarrollaba la actividad bélica de las cruzadas), recogían noticias facilitadas por marineros y peregrinos.

Estos avisos tuvieron un gran éxito y en seguida fueron censurados por las autoridades de toda Europa. También nacieron en torno a los puertos los Price-courrents que daban informaciones sobre los precios de las mercancías en el mercado internacional, los horarios de los barcos, etc.

En Europa, la invención, en el siglo XV, de la imprenta, basada en los tipos metálicos móviles, permitió una distribución de las noticias más rápida y fácil.

x
Ruinas del Foro romano, allí se conocieron las primeras "informaciones".

Con la imprenta, aparecieron otras publicaciones periódicas nuevas: los Ocasionales informaban de un hecho excepcional de forma eventual, cuando la ocasión lo requería. Los más famosos fueron los de Cristóbal Colón, contando el descubrimiento de América. Pronto comenzaron a ser publicados por los gobiernos, que los utilizaron como medio de propaganda. Tenían formato de libro y portada ilustrada.

Las Relaciones eran publicaciones de periodicidad semestral, coincidían con las dos ferias anuales de editoriales y libreros, que tenían lugar en la ciudad de Frankfort. Recogían los principales acontecimientos ocurridos en Europa durante los seis meses que separaban una feria de otra.

En el siglo XVI se siguen publicando avisos, ocasionales, relaciones... y aparece un nuevo tipo de publicación: los Canards iguales que los Ocasionales pero de contenido más popular: trataban temas sensacionalistas: monstruos, milagros..; y la explicación de los mismos suele ser siempre religiosa.

En Alemania, Holanda e Inglaterra se publicaron, en los siglos XVI y XVII, hojas de noticias de distintos tamaños y formatos, mientras que en Francia se comenzaron a publicar en el siglo XV los primeros periódicos literarios y las primeras revistas.

x
Primer periódico moderno (1702).

Desde 1609 empiezan a publicarse las Gacetas con periodicidad semanal. Al principio eran impresas por editores privados, pero en seguida quedaron bajo la protección de los Estados Absolutos que las utilizaron como medio de propaganda de la monarquía.

Las gacetas más famosas fueron las francesas: La Gazette , Le Journal des Savants, y Le Mercure Galan , todas ellas del siglo XVII. Estas publicaciones tuvieron gran influencia en España, donde fueron imitadas en el siglo XVIII. La primera española fue la Gaceta de Madrid , de 1661.

El periódico, tal como hoy lo conocemos, nació en Inglaterra, en el siglo XVIII, con la aparición del Daily Courant (1702).

Hacia 1715 había en este país una gran actividad editorial y aparece un gran número de publicaciones de periodicidad variable. La distribución se hacía por medio de pregoneros.

Los más importantes centros de circulación de periódicos fueron los cafés, donde la gente se reunía a leerlos y comentar las noticias. Con el desarrollo de la prensa tuvo lugar el nacimiento de la opinión pública.

Fue también en Inglaterra donde se aprobó la primera Ley de Prensa burguesa, el Libel  Act , en 1792 y donde nace, ya a finales de siglo XVIII, la prensa como negocio.

Hacia finales del siglo XVIII nació en Londres el primer dominical: el Weekly Messenger , fundado en 1796 por Jon Bell, impresor de larga experiencia.

Estos periódicos, cuya finalidad era el entretenimiento, contenían narraciones de crímenes y aventuras escandalosas, relatos novelescos de literatura popular, parecidas a las de los viejos canards, páginas de pasatiempos (juegos, crucigramas), humor escrito o grabado, etc. todo ello en un lenguaje asequible a un público poco habituado a leer.

x
La primera publicación dominical (1796).

Los dominicales acostumbraron a la lectura a las clases bajas, hicieron posible el surgimiento de la literatura popular de los siglos XIX y XX y crearon el mercado de la gran prensa de masas.

En el siglo XIX, la actividad periodística se vio profundamente afectada por la Revolución Industrial , la Revolución Francesa y la alfabetización creciente como resultado de la educación pública que se fue imponiendo en los países occidentales.

Las masas recién alfabetizadas demandaban más noticias y que éstas fueran cada vez más recientes, mientras las nuevas maquinarias, en especial la linotipia, que comenzó a utilizarse en 1886, hicieron posible producir periódicos a un precio cada vez más reducido.

Originalmente, el periodismo comprendía sólo los diarios y las publicaciones periódicas. Sin embargo, a partir del siglo veinte estos medios se ampliaron con la radio, la televisión y las películas de cine tanto documentales como informativas.

En los Estados Unidos aparecieron dos empresarios periodísticos, Joseph Pulitzer y Randolph Hearst , que crearon publicaciones destinadas a la población de las grandes ciudades, en pleno crecimiento por entonces.

x
Joseph Pulitzer.

Apoyadas en la consolidación de la libertad de expresión, algunas publicaciones comenzaron a abandonar la tradición de los artículos políticamente comprometidos sin firmar y, paralelamente, empezó a tomar forma la figura del periodista como personaje dedicado a la investigación de los aspectos oscuros de la realidad.

La fotografía comenzó a utilizarse en la prensa diaria en el año 1880, de la mano del Daily Herald inglés, aunque tardó bastante en incorporarse de modo definitivo a los periódicos. Lo hizo sobre todo a través de los suplementos dominicales, cuya utilización se difundió de los periódicos anglosajones al resto del mundo.

Los suplementos dominicales, a pesar de venderse conjuntamente con los ejemplares del fin de semana de los diarios, tienen una estructura sustancialmente diferente de las de estos, tanto en la apariencia —se asemejan más a las revistas en formato y tratamiento gráfico— como en los temas que aborda, que suelen estar menos relacionados con las noticias de actualidad y más con el ocio de los lectores

Actualmente, casi todos los diarios publican un suplemento de fin de semana, y sus ventas crecen espectacularmente durante esos días.

Con la aparición de la radio (década de 1920), y sus posibilidades de tratamiento instantáneo y continuo de las noticias, los diarios perdieron su monopolio de seguimiento pormenorizado de los acontecimientos y hubieron de limitarse a aparecer bien por la mañana o bien por la tarde.

En América Latina, tanto la radio como la televisión han alcanzado un gigantesco desarrollo en todos los países.

x
En 1880, el "Daily Herald" incluyó fotografías.

El ejemplo más elocuente del gran interés del público por las noticias de actualidad lo constituye el tremendo éxito de la cadena estadounidense CNN (Cable News Network), que emite, por cable y por satélite, las veinticuatro horas del día, noticias y reportajes informativos.

Crítica social

Durante el siglo XIX, cada vez más periódicos se fueron sumando a una gran campaña de petición de reformas sociales y políticas, como parte de una estrategia para atraer lectores. Hearst y Pulitzer, cuyas publicaciones caían a menudo en el sensacionalismo, abogaron también por estos cambios, al tiempo que muchas publicaciones de la época basaban su éxito casi exclusivamente en la denuncia de los abusos de los gobernantes.

x
La prensa propicia la renuncia de Nixon.

Así, en la década de 1960, la televisión estadounidense difundió imágenes de las grandes manifestaciones por los derechos civiles que se celebraron por todo el país y de los medios, a veces brutales, que la policía había empleado para reprimirlas.

Del mismo modo, entre 1972 y 1973, dos reporteros del periódico Washington Post sacaron a la luz el “Watergate“, que demostraba que el presidente de Estados Unidos, Richard Nixon, estaba al tanto de los registros de la sede central del Partido Demócrata que miembros de su partido habían ordenado realizar.

Debido en gran parte a las duras condiciones económicas de la competencia con los medios de información audiovisual, como la radio y la televisión, durante siglo XX se redujo el número de diarios, así como la tirada de los supervivientes.

Uno de los fenómenos periodísticos más importantes de los últimos años es la consulta de prensa vía Internet. Muchos periódicos acuden todos los días a su cita diaria con una página web a la que se puede acceder desde todo el mundo. Lo que esto puede significar sobre las relaciones culturales e informativas se presenta tan ingente que esta información mundial y en casa está suscitando estudios y premoniciones de los comunicólogos que ya, definitivamente, afirman que la aldea global ha llegado.

El periodismo en tiempo de guerra

x
Cada bando uso la prensa a su favor.

Durante la Primera Guerra Mundial los periodistas colaboraron con el ejército y difundieron entre la población falsas historias heroicas, con el fin de mantener el entusiasmo de la retaguardia y fomentar el odio entre los contrincantes. La población europea descubrió el engaño al terminar la guerra y los lectores, conscientes de que habían sido manipulados, perdieron la confianza en los medios escritos.

En el periodo de entreguerras surgieron totalitarismos en distintos países occidentales (nazismo alemán, fascismo italiano, comunismo ruso etc...) Se establecieron dos modelos de información diferentes, el de estos Estados totalitarios que hicieron de la propaganda uno de los medios fundamentales de su organización y controlaron todos los resortes del sistema informativo (la prensa, la radio, el cine, los libros, las artes, la educación... se sometían a los fines del partido en el poder) ; y el de los territorios libres, como Inglaterra, en los que pervivió el modelo liberal, que reconocía la libertad de expresión.

Durante la Segunda Guerra Mundial también se utilizaron los medios de información  –prensa y radio– con fines propagandísticos: Hitler recurrió a la llamada propaganda mecanicista, basada en la idea de que ante un determinado estímulo, las poblaciones iban a tener una misma respuesta.

Durante el periodo, todos los diarios de masas de estos países estuvieron marcados por la propaganda : utilizaron técnicas, fórmulas y trucos de persuasión; la terminología propagandística lo impregnaba todo, incluso las secciones de entretenimiento.

x
Hitler uso también la radio para su propaganda.

Debido a la competencia de los nuevos medios como el cine, la radio y la televisión, se desarrolló el fotoperiodismo. Los periódicos incluyeron en sus páginas la imagen fotográfica que ya no era un mero adorno, sino un lenguaje alternativo.

Los medios se utilizaron como válvulas de escape de la realidad circundante: ofrecían noventa por ciento de entretenimiento y diez por ciento de información amena y pretendían alejar al lector de sus problemas diarios.

España no quedó fuera de las tendencias generales de la prensa en Europa.

La influencia de la propaganda en los medios impresos se acentuó, debido a las circunstancias históricas de ese país que vivió en estos años una guerra civil.

Durante la contienda, tanto en la zona republicana como en la nacional se instituyeron organismos oficiales dedicados exclusivamente a la propaganda (El ministerio de propaganda en la zona republicana y la Delegación de prensa y propaganda en la nacional).

El periodismo tras la segunda guerra mundial

Tras la segunda guerra mundial los Estados vieron la necesidad de intervenir en el sector informativo. Los vencedores aprendieron de la guerra que los medios debían cumplir una función social de servicio público. Se desarrolló entonces la teoría de la responsabilidad social de los medios.

x
Un clásico mundial.

Desde 1945 a 1970 se vive una etapa de expansión económica que repercute en el desarrollo del sector informativo. Los Estados defienden la libertad de expresión y, al mismo tiempo, establecen normas de control de los medios. Paralelamente, se convierten en dueño de diarios, emisoras de radio y cadenas de televisión públicas.

El negocio informativo crece y las empresas de información aumentan su poder. Esto favorece la concentración de los medios (cada vez menos empresas son dueñas de más medios), a pesar del control de los Estados que promulgan leyes antimonopolio.

Junto al periodismo escrito, a medida que avanza el siglo, se desarrolla el periodismo en la radio y la televisión.

Existen medios de calidad o de élite como The New York Times, ABC, Le Monde, La BBC. .. que cultivan la objetividad informativa ; y medios de masas cuya función primordial sigue siendo el entretenimiento.

Las últimas tendencias de la prensa

En 1970 se inicia una crisis que da entrada a la sociedad de información en la que estamos inmersos.

El desarrollo de las nuevas tecnologías afecta a todos los medios de comunicación. Se acentúa la tendencia a la concentración de emisores. La información, cada vez más, se convierte en un fenómeno supranacional y hay un claro predominio de las agencias y cadenas de televisión americanas.

Muchos Estados que mantenían medios públicos los privatizan dejándolos en manos de grandes grupos empresariales. Cada vez cobra mayor importancia el mercado audiovisual de modo que los diarios se contagian de la fuerza de lo icónico: los medios, incluso los de élite, incorporan cada vez más la imagen y el color; aparecen nuevos géneros visuales, como la infografía y, por contagio de televisión, se incluyen, hasta en los periódicos más serios, contenidos rosas.

x
La televisión, uno de los más potentes en la actualidad.

Hoy en día la prensa se muestra en diferentes facetas y modalidades, según como enfoque los temas y según el medio en que se desenvuelva.

Con respecto a forma y fondo, la prensa en general aborda los temas informativos desde dos enfoques: noticioso o interpretativo .

Si consideramos los contenidos, veremos que hay una prensa seria; otra, especulativa, una de entretención y una llamada amarilla o sensacionalista.

Si nos atenemos a la forma de entrega, veremos que contamos con prensa escrita (periódicos y revistas), prensa hablada (radios), prensa audio visual (televisión y cine) y hoy con prensa multimedia (internet).

Ver: Secciones de un periódico

Ver: Medios de comunicación de masas

Ver: Función de los medios de comunicación de masas

Fuentes Internet:

http://www.quadraquinta.org/documentos-teoricos/cuaderno-de-apuntes/brevehistoriaprensa.html

http://www.uclm.es/profesorado/ricardo/prensa/Musica2001/SECCIONES%20DE%20UN%20PERI%C3%93DICO.html

http://www.blogger.com/feeds/4788539358941571429/posts/default

Materias